Este fin de semana he disfrutado formando parte del jurado de Ciencia en Acción como miembro de la Real Sociedad Española de Química. Ciencia en Acción es una feria científica que pretende presentar la ciencia de una manera atractiva y motivadora de tal forma que los jóvenes y el público se interesen por ella. Esta feria, este festival de la Ciencia, que es Ciencia en Acción está dirigido a estudiantes, profesores, investigadores y divulgadores de la comunidad científica, en cualquiera de sus disciplinas.

Logo de Ciencia en Acción


Previamente y antes del verano, como miembros del jurado nos dedicamos a realizar una preselección de los trabajos presentados en la diferentes secciones. Había mucha calidad en la mayoría de ellos y el entusiasmo de profesores y alumnos se intuía.

Y esto último es lo que he corroborado en la fase final de Bilbao. Entusiasmo a raudales por la Ciencia. Entusiasmo de mayores, jóvenes y niños. Muchas veces este entusiasmo de la Ciencia se ve reflejado bajo el apelativo de “friki” otorgado a aquellos que lo profesan. Esta palabra ya está incluida en el diccionario de la Real Academia Española. Y tiene las siguientes acepciones:

1. adj. coloq. Extravagante, raro o excéntrico.
2. com. coloq. Persona pintoresca y extravagante.
3. com. coloq. Persona que practica desmesurada y obsesivamente una afición.

Realidad aumentada aplicada a experimentos de Física


Pues no, esto que se ha vivido este fin de semana en Bilbao no entra en ninguna de ellas. La Ciencia no es extravagante o rara, esta en todo lo que nos rodea. Las personas que llenaban el Bizkaia Aretoa no eran ni pintorescas ni extravagantes.  Tampoco practicamos con desmesura una afición, primero porque la Ciencia no es una afición, es una necesidad, es el lenguaje del siglo XXI y segundo porque el entusiasmo no significa desmesura.

Experimentos con láseres para la enseñanza de óptica


Insisto, la vivencia de la Ciencia es una necesidad en el siglo XXI. Igual que es una necesidad la unión de voluntades entre la Universidad, la Educación Secundaria y la Educación Primaria. Y tal vez eso es lo que más me gusto de Ciencia en Acción. Profesores universitarios, de secundaria y de primaria y alumnos universitarios de secundaria y de primaria sabiendo ofrecer el lado más entretenido de la Ciencia. Pero esto no debe de quedar aislado en un mero acontecimiento puntual. Esta sinergia a nivel científico debe de ser el pan de cada día. Y en esto los profesores de Universidad tienen/tenemos mucho que decir. Es obvio que estas actividades no cuentan para nuestro curriculums, que no están dentro de nuestras funciones como docentes e investigadores. Pero también es obvio que si queremos seguir teniendo un papel relevante como docentes e investigadores necesitamos alumnos ilusionados con la Ciencia y más importante, necesitamos una sociedad científicamente alfabetizada que exija a sus políticos una financiación adecuada de la Ciencia. No podemos mirar a otro lado.

El jurado examinando una de las demostraciones. !Un barco, sí, un barco!


Dejo unas cuantas fotos de las diferentes demostraciones científicas que pude ver. Otras muchas, por mi labor de jurado, se me quedaron en el tintero. Acabo con el título que encabeza el post: Ciencia en Acción: Ciencia necesaria, acción obligatoria. Enhorabuena a la organización por mantener esta actividad en pie. Enhorabuena a los premiados, pero sobre todo enhorabuena a todos los participantes.

Experimentos de Química con el Museo Guggenheim detrás como testigo